El Imbécil de mi Hermanastro (Saga Amanecer contigo nº 2) por Chus Iglesias

December 14, 2018

El Imbécil de mi Hermanastro (Saga Amanecer contigo nº 2) por Chus Iglesias

Titulo del libro: El Imbécil de mi Hermanastro (Saga Amanecer contigo nº 2)

Autor: Chus Iglesias

Número de páginas: 789 páginas

Fecha de lanzamiento: June 26, 2018

Descargar Leer on-line

Chus Iglesias con El Imbécil de mi Hermanastro (Saga Amanecer contigo nº 2)

El Imbécil de mi Hermanastro (Saga Amanecer contigo nº 2) por Chus Iglesias fue vendido por EUR 2,99 cada copia. Contiene 789 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

El amor es muy caprichoso, y por mucho que escapemos de algunas personas, si tiene que ser, será.
Andrés es la nueva pareja de mi madre, un hombre como Dios manda, el sueño de cualquier mujer, al menos eso ha dicho ella y no se ha equivocado.
Él me había contado cómo era su hijo, porque tenía un sexto sentido y ya veía cosas que nosotros solo nos tomamos como un juego. Óscar como mujeriego y ligón no tenía competencia, eso era de dominio público, su padre me advirtió que me anduviese con mucho cuidado con él, pues sabía que yo no era de esa clase de chicas que él buscaba. Pero a mí también me gustó jugar a “calentarnos mutuamente” con palabras, roces y algunos besos de los considerados de “amigos”.
Porque él es guapo y la tentación fue enorme, como para no caer en ella. Pero a la vez se convirtió en un poco imbécil, porque de llevarnos muy bien pasamos al término de que mi hermanísimo empezó a amargarme la vida y ese Óscar educado, adulador, elegante, siempre con esa sonrisa y la palabra adecuada, muy bueno en su trabajo como abogado, y en muchas otras cosas que podéis imaginaros. Pasó a convertirse en el mismísimo demonio escapado del infierno, sacando de quicio a toda la familia.
A él se le vino grande lo de tener dos hermanas así de repente, con Catia se llevaba genial, porque ella estaba con Lucas y no le llamó la atención, pero conmigo pronto cambió la cosa, yo le hice la puñeta “inconscientemente” en dos ocasiones y la pelota vino de rebote. Porque el niño estaba acostumbrado a ser el ojito derecho del abuelo Fernando y al viejo lo de que su hijo rehiciese su vida tras quedarse viudo, no le gustó mucho, y a Óscar tampoco. Que otra mujer ocupase el sito de su madre, lo entusiasmaba e indignaba a partes iguales.
Lo que más odiaba, era tener que soportar las bromas que los chicos de la fábrica de conservas, esa de la que su padre era propietario en Villagarcía de Arosa, o lo bien que me llevaba con sus amigos de esa localidad. Y menos cómo su padre me trataba igual que si fuese su verdadera hija.
A este hombre lo de compartir “no le mola”, aunque otras cosas sí que las había compartido, como por ejemplo, mujeres en el Dragón de Oro, porque esas eran un número más sin importancia. Su comportamiento imbécil y gilipollas empezó cuando vio que yo podía gustarle a otros hombres y lo demostró amargándole la vida a su padre, abuelo y a mí, haciendo que nuestros enfados afectasen a toda la familia.
La cosa fue a peor, cuando Andrés nos mando a los dos a esa feria de Alimentación a Nápoles. Óscar no se cortó un pelo en demostrar su fastidio con mi presencia y eso me dolió un huevo. Él sabía lo que podía pasar con Enzo Romano y Piero Mancini, en esas fiestas a las que teníamos que acudir, ya que estos dos empresarios italianos, eran el mismo tipo de hombre que era él y mi hermanastro seguía sin querer compartir nada que “le perteneciese”.
Si queréis reíros con nuestras discusiones, que nos han llevado hasta el límite en numerosas ocasiones, porque la paciencia que he tenido con él se merece un premio, este libro puede alegraros el día.